red de valor

5 beneficios de construir una red de valor con sus socios de negocio

Por
/

En el mundo de la logística es común escuchar el término “cadena de suministro” para referirse a los distintos actores implicados en los procesos de producción y comercialización de los productos que normalmente se encuentran en el mercado, sin embargo, dicho término resulta ser muy lineal, donde cada paso que se dé depende del anterior y así cualquier ineficiencia puede desencadenar una serie de errores, además que describe relaciones rígidas, tradicionales, entre proveedor y comprador, distintas a las que el mundo cambiante de hoy exige.

En la actualidad, con los rápidos cambios que la tecnología supone, las relaciones empresariales han ido evolucionando y hablar del tema requiere una visión mucho más amplía y flexible que la que el término “cadena de suministro” puede brindar, es por ello que, los expertos en logística prefieren referirse a los socios de un ecosistema de negocios como una “red de valor”, donde se puedan establecer relaciones basadas en la confianza que permitan la interacción de todos los actores, secuencias dinámicas y operaciones abiertas e interconectadas entre toda la red de manera tal que puedan competir en el mercado de hoy, teniendo como base las necesidades de los clientes para construir propuestas que les agreguen el valor que ellos exigen.

Una red de valor es entonces un entorno de negocios mucho más flexible y ágil que la cadena de suministro tradicional, pues permite construir relaciones más amplías entre socios de negocio, incorporando actores no solo de la producción y la venta, sino también de la distribución, del servicio al cliente e incluso del abastecimiento, para dar respuestas más ágiles a las necesidades del mercado a través de diversos canales teniendo en cuenta lo demandantes que son los consumidores hoy.

Beneficios de construir una red de valor con sus socios de negocio:

Las redes de valor, además de ser más dinámicas, flexibles y ágiles, tienen múltiples beneficios para las empresas, como:

  • Mayor visibilidad de los procesos: sus modelos dinámicos y flexibles van en contra de las jerarquías tradicionales e incorporan diferentes actores lo que da mayor visibilidad de los procesos a todas las partes implicadas, asegurando el proceso en cada una de las partes.
  • Espacio para el crecimiento: en una red de valor se trabaja en conjunto con los socios de negocio dando pie al aprendizaje, al compartir canales, métodos, procesos y objetivos comunes.
  • Optimiza las operaciones: al haber distintas áreas implicadas trabajando en equipo, se alcanzan los objetivos de una manera mucho más ágil, haciendo los procesos óptimos de inicio a fin.
  • Mejora el servicio: las necesidades del cliente son la razón de ser de este tipo de vínculos entre las empresas y mejorar el servicio no solo se va a percibir como un beneficio sino incluso como uno de los objetivos de una red de valor, logrando tener consumidores satisfechos, mejorando la productividad de las empresas implicadas.
  • Mayor competitividad: el simple hecho de trabajar en equipo permite que se compita con más fuerza en el mercado, pues resulta siendo un trabajo colectivo en pro de un beneficio en común.

Al hablar de red de valor se hace necesario incluir el término colaboración, pues al haber muchos más actores integrados y al permitir el dinamismo de la interconexión entre ellos, trabajar de manera colaborativa es imprescindible para que el modelo funcione, y es que está demostrado que hoy en día las empresas no compiten como entes autónomos sino en equipo con su red de valor, hecho que les permite llegar a sus objetivos a la velocidad que el mundo suscita.

Si desea aprender a implementar este modelo de relacionamiento colaborativo con sus aliados, puede participar sin costo de nuestros Grupos Experienciales de Colaboración Empresarial, eventos virtuales para cada sector que se llevan a cabo en toda la región. Para más información, escríbanos a: internacional@logyca.com