/ septiembre 3, 2020

Factores clave en la pérdida y desperdicio alimenticio en la agroindustria

Por
/ septiembre 3, 2020

En Colombia, según el Departamento Nacional de Planeación*, 1 de cada 3 porciones de alimento se pierde o desperdicia al año, esto equivale a 9,76 millones de toneladas de alimentos. De igual forma, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura* afirma que existe un 33% de pérdida y desperdicio alimenticio, sobre todo los destinados para consumo humano.

Esto genera impactos en la seguridad alimentaria y en el medio ambiente, los cuales se pueden evitar si se toman medidas desde la perspectiva de los agentes de la agroindustria y del consumidor.

Los eslabones de la cadena con mayor participación en la pérdida y desperdicio alimenticio son los de producción agropecuaria con el 40,5%; mientras que la distribución y el retail contribuyen con el 20,6%. Adicionalmente, la postcosecha, junto con el almacenamiento y el consumo tienen participaciones del 19,8 y el 15,6 % en la pérdida y en el desperdicio total, respectivamente.

El Departamento Nacional de Planeación indica que la pérdida de alimentos nace entre la etapa de producción agropecuaria y la etapa de procesamiento industrial, en cambio, el desperdicio alimenticio surge en las etapas de distribución que constituyen el transporte y almacenamiento.

Principales causas de la pérdida y desperdicio alimenticio en la agroindustria.

1. Poca rotación de inventarios y cortos ciclos de vida del producto.

2. Exceso de manipulación del producto, dado el gran número de puntos de contacto.

3. Los lapsos de tiempo formados entre la producción y consumo, además de las variaciones de temperatura dadas mientras se transporta el producto.

4. Lesiones o daños generados por la baja calidad o el mal uso de contenedores.

5. Maltrato del producto durante el transporte, cargue y descargue.

6. Inadecuado empaque y embalaje.

7. La falta de infraestructura apropiada para el almacenamiento del producto.

8. La repercusión de la calidad y vida útil del producto forjada por las condiciones de los puntos de venta (temperatura, humedad relativa, iluminación, etc) y las prácticas de manipulación del producto.

De lo anterior se puede deducir que, en definitiva, la implementación de mejores prácticas logísticas en la agroindustria permite reducir la perdida y desperdicio alimenticio. A continuación, se detallan algunos factores y buenas prácticas que ayudan a evitar esta problemática:

Mejorar la logística de almacenamiento de alimentos, evitar el apilamiento y cualquier práctica que dañe los alimentos.

  • Distribuir los excedentes alimentarios de minoristas o fabricantes por vías alternativas (más económicas), mientras que los alimentos desperdiciados se utilizan como subproducto.
  • Hacer uso de los bancos de alimentos, cuando los alimentos estén cercanos a la maduración o ya no cumplan estándares de exhibición.
  • Impulsar la cultura de publicar datos sobre pérdidas o desperdicios de alimentos en su informe en materia de responsabilidad social empresarial.
  • Vincular a las cadenas de supermercados y distribuidores en iniciativas de sensibilización en materia de reducción del desperdicio por parte de los consumidores.

¿Desea conocer más acerca de buenas prácticas en la agroindustria, tendencias del sector y optimización de procesos a lo largo de la red de valor? Inscríbase sin costo al curso de logycaX: Logística agrícola sostenible, haciendo click aquí.

Fuentes:
LOGYCA. (2020). Análisis de la problemática de la pérdida y desperdicio de alimentos en Plazas de Mercado y Centrales de Abasto.*DNP. (2016). Pérdida y desperdicio de alimentos en Colombia. Bogotá: Grupo de comunicaciones y relaciones públicas.

*FAO. (2011). Global food losses and food waste – extent, causes and prevention.

Curso de logycaX: Logística agrícola sostenible

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *