certificación GS1 GLOBAL

/ julio 15, 2015

¿Cómo aumentar ventas a partir de procesos óptimos en logística?

Por
/ julio 15, 2015

Tradicionalmente la logística es considerada como un área  relacionada con la reducción de costos, pero su campo de acción se está extendido y las acciones estratégicas que puedan impactar de manera asertiva a otras áreas del negocio con el fin de incrementar la rentabilidad y el nivel de servicio de las compañías.

Teniendo en cuenta variables como disminución de gastos e incremento de ventas, -objetivos que cualquier compañía persigue-, Ricardo León y Catalina Gómez, Consultores de nuestra organización LOGYCA, nos cuentan cómo aumentar las ventas a partir de procesos logísticos eficientes:

  1. Reducir ventas perdidas:

Es importante medir las ventas perdidas y establecer las causales con el fin de atacarlas. Todo el producto que el cliente había solicitado y no se entrega a raíz de procesos logísticos ineficientes, se convierte en un ingreso que deja de obtener la compañía.

  1. Incrementar disponibilidad en punto de venta:

En el canal moderno cuanta más disponibilidad tenga el consumidor, más probabilidad de venta tiene la compañía. El reto para la logística es soportar sistemáticamente que haya suficientes productos y que estos estén organizados de manera eficiente en la góndola.

  1. Minimizar mermas y vencimientos en punto de venta:

Entre más oferta tenga el consumidor, hay más probabilidad de que aparezcan las mermas y vencimiento debido a la existencia de artículos con fechas de vencimiento más cortas o productos que tienen mayor rotación.

Es entonces importante garantizar que el consumidor además de tener el producto correcto, en las condiciones adecuadas, lo tenga al tiempo adecuado.

Si hay producto que no está rotando de manera esperada, es preciso implementar estrategias como promociones que promueven la venta y evitan perdidas de producto.

  1. Reducir el tiempo de introducción de nuevos productos al mercado:

La innovación en el portafolio de una compañía busca definir cuánto tiempo hay entre que se concibe un producto y se lleva al consumidor, y para ello, tiene como vehículo a la cadena logística. Si el producto está listo, pero no existen los procesos logísticos adecuados para llevarlo al punto de venta en el momento indicado, toda la campaña de expectativa y la inversión se va a perder.

Por lo anterior es imprescindible medir los tiempos antes de lanzar un nuevo producto, considerar la cantidad necesaria en el punto de venta, cuánto inventario debe estar disponible para atender la demanda de los días próximos al lanzamiento y así soportar el crecimiento del negocio desde la logística.

  1. Aumentar participación de mercado:

Las empresas que soportan sus estrategia en llevar sus productos a todo el territorio de un país, hacen de la logística parte de su promesa de valor: llegar al consumidor a cualquier lugar, requiere esfuerzos logísticos de recursos y sincronización muy altos.

Si una marca logra optimizar este proceso y tener amplia cobertura soportada en una estrategia logística, logra fidelizar a los consumidores y ampliar su mercado frente a la competencia.

  1. Entender las necesidades del cliente:

En el canal tradicional, juegan un papel muy importante los eslabones operativos de la cadena, específicamente los transportadores que llevan producto al punto final, identifican las necesidades del cliente y conocen el entorno de las ventas.

Esta información gestionada en el punto de venta, debe ser redireccionada hacia atrás (a todos los socios de negocios) en la red de valor para ayudar a potencializar las acciones y optimizar las estrategias de comercialización.

  1. Fidelizar al cliente:

En ocasiones dos empresas con productos similares pueden diferenciarse únicamente por el impacto de gestión logística en el nivel de servicio.  En productos donde no hay gran diferenciación en atributos, el cliente puede decidir cuál es el mejor a partir del mejor servicio, (disponibilidad, rapidez, condiciones de entrega) lo que impacta el rendimiento financiero del cliente.

  1. Soportar la innovación de productos y servicios:

Cuando las compañías aumentan su portafolio de productos deben tener en cuenta cómo impacta esto su proceso logístico, (niveles de inventario, capacidad de almacenamiento, proceso de transporte). El reto consiste en soportar la innovación valiéndose de la versatilidad.

  1. Soportar estrategias de marketing

Al establecer una estrategia de posicionamiento de marca que estimule además las ventas finales, es vital hacer coincidir el material de mercadeo con el flujo de producto a través de toda la cadena para satisfacer la demanda del consumidor.

El área logística y mercadeo, deben potenciar el talento humando mediado por procesos de comunicación para que con acciones conjuntas la logística pueda contribuir a incrementar los ingresos y no solamente bajar costos.

         10. Entregar un precio competitivo al mercado:

El costo logístico está incluido en el costo del producto, sobretodo en productos de bajo margen. Ser eficiente en costos es una forma de darle sentido a la eficiencia y así, entregar un valor competitivo al mercado.

Transversal a todo lo anterior, es muy importante tener como eje central las prácticas de colaboración que ayudan a que todo esto sea posible. En palabras de Ricardo León, “hay que dejar de pensar en logística solamente como un proceso tradicional de almacenamiento, transporte, gestión de inventarios, hay que evaluar cómo desde la logística se pueden soportar acuerdos comerciales cimentados en la integración de toda la red de valor.”

Si desea más información, escriba a web@logyca.com y cuéntenos cuál es el motivo de su consulta o ingrese a http://www.logyca.com/

Por: LOGYCA ]]>

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *